EL AHORRO ENERGÉTICO EN EL HOGAR

El consumo de energía es indispensable en nuestros hogares para el funcionamiento de los electrodomésticos, los sistemas de calefacción, la iluminación, etc. En los últimos años, debido al aumento en el bienestar de nuestras viviendas, el consumo energético en los sectores doméstico y terciario ha aumentado a un ritmo del 2,5% anual.

Ante esta situación, la Agencia Provincial de la Energía de Burgos ha desarrollado una campaña informativa denominada “El Ahorro Energético en el Hogar”, con la que se pretende fomentar el uso racional de la energía en los hogares de la provincia, principalmente entre los colectivos relacionados con el sector doméstico, como los consumidores y las amas de casa. El objetivo es enseñar a la población cómo ahorrar en la factura energética contribuyendo al mismo tiempo a la protección del medio ambiente.

Esta campaña ha recibido además una alta puntuación en la valoración que la Comisión Europea hace de las distintas actividades realizadas por las Agencias de Energía, por lo que ha sido catalogada como "Good Practice" (proyecto que demuestra una contribución activa a la eficiencia energética o al uso de energías renovables y que son replicables a nivel local o regional en otros países de la Unión).  
Las actividades de difusión y concienciación de ahorro energético han consistido en:

  • La distribución, gracias a la colaboración de Diario de Burgos, de 22.000 ejemplares del tríptico informativo en el que se recogen información, consejos prácticos y recomendaciones para realizar un consumo más eficiente de energía en el hogar (aislamientos, uso adecuado de electrodomésticos, etiquetado energético de los mismos, sistemas de calefacción y agua caliente, iluminación eficiente, etc.).
  • La celebración de distintas charlas informativas en varios municipios de la provincia desde el año 2005, en las que se expone a los asistentes toda esta información relativa al consumo energético en el hogar, y se desarrollan los principales consejos para ahorrar energía sin disminuir el confort en las viviendas.

CONSEJOS

ORIENTACIÓN Y AISLAMIENTO DE LA VIVIENDA

La compra de una vivieda es una de las mayores inversiones que hacemos a lo largo de nuestra vida. Por este motivo, cuando decidamos comprar una casa, además de considerar factores tan importantes como el precio, el tamaño y la ubicación, los acabados, las calidades de ciertos materiales, los equipamientos, etc., debemos prestar atención a la "calidad energética" de la vivienda. Esta calidad se reconoce de acuerdo a la certificación energética de los edificios, que es un sello que garantiza la eficiencia energética de los mismos.
Veamos algunos consejos para mejorar la calidad energética de nuestra vivienda:
  • Es interesante conseguir la orientación al sur de las estancias más utilizadas (comedor, sala de estar, etc.) y la orientación al norte de aquellas que no necesiten excesivas condiciones de confort (servicios, cocina, etc.)
  • Una vivienda mal aislada necesita más energía (en invierno se enfría rápidamente y en verano se calienta más y en menos tiempo). Pequeñas mejoras en el aislamiento pueden conllevar ahorros energéticos y económicos de hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado 
  • Un buen aislamiento de los muros que separan viviendas contiguas, además de disminuir el ruido, evita pérdidas de calor 
  • En el caso de las ventanas, la medida más eficiente en nuestra provincia es instalar la doble ventana (o, al menos, el doble acristalamiento), ya que reduce prácticamente a la mitad la pérdida de calor con respecto al cristal sencillo 
  • Procure que los cajetines de las persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aislados 
  • Si tiene chimenea, cierre el tiro de la misma cuando no la esté usando.

LOS ELECTRODOMÉSTICOS

 

El etiquetado energético es un sistema que permite a los consumidores conocer la eficiencia energética de los productos que utiliza. La etiqueta energética, utilizada en electrodomésticos, equipos de alumbrado y turismos, nos informa sobre sus consumos, rendimientos, capacidades, ruidos, etc. Estas etiquetas nos pueden servir de mucha ayuda a la hora de decidirnos entre un modelo u otro. Muchas veces el precio de un aparato puede no ser tan importante como los consumos que realizará durante su vida útil, pues el bajo consumo puede amortizar en poco tiempo el mayor precio que suele estar asociado a los aparatos más eficientes. Existen 7 clases energéticas que van de la letra A (Más eficiente) a la letra G (Menos eficiente) en función de los consumos eléctricos.

1. EL FRIGORÍFICO
  • Coloque el frigorífico lejos de las fuentes de calor (hornos, radiadores) y de la radiación solar directa.
  • Mantenga la parte trasera del frigorífico limpia y ventilada, ya que en malas condiciones consumen hasta un 15% más.
  • Compruebe que las gomas de las puertas permiten un buen cierre hermético, evitará así pérdidas de frío.
  • No sobrecargue demasiado el frigorífico, dificulta las corrientes de aire frío y por tanto el enfriamiento adecuado de los alimentos.
  • No abra la puerta del frigorífico inútilmente y piense lo que va a coger de su interior antes de abrirla. Unos segundos bastan para perder buena parte del frío acumulado.
  • No introduzca alimentos calientes, aumenta considerablemente el consumo. Si los deja enfriar fuera, ahorrará energía. 
  • Descongele los alimentos en el compartimento de refrigerados en lugar de hacerlo en el exterior, de este modo tendrá ganancias gratuitas de frío.
  • Ajuste el termostato para mantener una temperatura de 6 ºC en el compartimento de refrigeración y de -18 ºC en el de congelación. Cada grado que reduzca la temperatura aumentará innecesariamente un 5% el consumo de energía del aparato.
 2. LA LAVADORA
  • El 80% de la energía que consume la lavadora se utiliza para calentar el agua, por lo que es importante lavar, siempre que se pueda, con agua fría o programas de baja temperatura (usar el programa de 60 ºC en lugar del de 90 ºC reduce el gasto energético a la mitad).
  • Utilice su lavadora a plena carga y en los programas económicos.
  • La secadora es un gran consumidor de energía. Aun así, si usa la secadora, centrifugue previamente la colada, gastará mucha menos energía.
  • Limpie regularmente el filtro de la lavadora, funcionará mejor y ahorrará energía.

 3. EL LAVAVAJILLAS
  • Procure usar el lavavajillas. Lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga, además de su esfuerzo y el ahorro de agua.
  • Elija un modelo con varias posibilidades de lavado y que incluya la opción de ciclo frío y económico. Use estos programas para vajillas poco sucias y deje el ciclo intensivo sólo para cuando la vajilla esté muy sucia.
  • Si aclara la vajilla antes de meterla en el lavavajillas utilice agua fría.

 4. LA COCINA Y EL HORNO
  • Procure que la llama de su cocina no sobrepase la base de los recipientes.
  • Tape las cacerolas y conseguirá una cocción más rápida y de menor consumo.
  • Utilice la olla a presión, a ser posible la super rápida, consume menos energía y ahorra mucho tiempo.
  • No mantenga el fuego al máximo cuando los alimentos estén hirviendo, ya que se produce un gasto innecesario de energía.
  • En la placa vitrocerámica o eléctrica aproveche el calor residual apagándola unos minutos antes de terminar de cocinar.
  • Utilice siempre que pueda el microondas en lugar del horno convencional, ya que supone un ahorro de energía entre el 60% y el 70%.
  • No olvide que cada vez que abre la puerta del horno para comprobar el punto de cocción se producen unas pérdidas de hasta un 20% del calor acumulado.
  • Precaliente el horno sólo cuando sea estrictamente necesario (para cocciones superiores a una hora, no suele ser necesario).

5. LA PLANCHA
  • Evite utilizar la plancha para una sola prenda, procurando planchar una mayor cantidad de ropa de una sola vez.
  • Comience planchando la ropa que necesite de menor a mayor calor.
  • No deje la plancha encendida si va a interrumpir la tarea durante más de diez minutos.

6. LA ASPIRADORA
  • Compruebe que los filtros están limpios y no deje que los depósitos se saturen de polvo y basura, conseguirá así un menor consumo de energía y prolongará su vida útil.

 

EL AGUA CALIENTE SANITARIA

 

Para evitar el derroche energético en el consumo doméstico de agua caliente atienda a las siguientes recomendaciones:

  • La temperatura necesaria para lograr el nivel requerido de higiene y confort basta con que sea 3 o 4º superior a la corporal. Una temperatura superior a 40ªC constituye un gasto innecesario de energí.
  • Recuerde que una ducha consume del orden de cuatro veces menos agua y energía que un baño.
  • El ahorro de agua, aunque no se trate de agua caliente, conlleva un ahorro energético, ya que el agua es impulsada hacia nuestras viviendas mediante bombas que consumen energía. Por tanto, racionalice el consumo de agua y no deje los grifos abiertos innecesariamente.

LOS SISTEMAS DE CALEFACCIÓN

 

El buen mantenimiento y uso de los sistemas de calefacción, tan importantes en los hogares burgaleses, puede verse reflejado en un importante ahorro de energía:

  • Entre el 25% y el 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Revise y mejore sus aislamientos en caso de que detecte deficiencias en los mismos.
  • Procure que la temperatura se mantenga en unos 20-22ºC. Recuerde que por cada grado que la aumentemos, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%.
  • Si tiene habitaciones vacías o en desuso, la temperatura se puede bajar o incluso se puede cerrar la válvula del radiador.
  • Las calderas deben recibir un adecuado mantenimiento y someterse a revisiones periódicas. Una caldera en mal estado tiene dificultades para la combustión y consume más.
  • Purgue los radiadores periódicamente, al menos una vez al año, ya que el aire contenido en su interior dificulta la transmisión del calor.
  • La mejor colocación de los radiadores es debajo de las ventanas, haciendo coincidir su longitud con la de la ventana para favorecer la correcta difusión del aire caliente por la habitación.
  • No cubra ni obstruya los radiadores con muebles, cortinas, etc.

LA ILUMINACIÓN

 

En la iluminación de nuestros hogares debemos prestar especial atención para evitar el malgasto energético. Aquí tiene algunos consejos:

  • Siempre que sea posible aproveche la iluminación de la luz del sol, que es más natural, menos contaminante y, además, gratuita.
  • Regule la iluminación a sus necesidades, estudiando la ubicación de sus lámparas y puntos de luz y dé preferencia a la iluminación localizada: además de ahorrar conseguirá ambientes más confortables y acogedores.
  • No olvide apagar las luces en las habitaciones que no esté utilizando y reduzca la iluminación ornamental en exteriores (jardines, etc.).
  • Mantenga limpias las lámparas y pantallas, aumentará la luminosidad sin aumentar la potencia.
  • Las bombillas de bajo consumo son algo más caras que las tradicionales, pero duran hasta 10 veces más y son más eficientes energéticamente (hasta un 80%).
  • Instale reguladores o atenuadores de intensidad luminosa en las lámparas incandescentes, ahorrando así energía y prolongando la vida de estas lámparas.
  • En el caso de los tubos fluorescentes, procure no apagarlos y encenderlos repetidamente, ya que su vida útil se reduce con el número de encendidos (si los piensa apagar por un tiempo inferior a 20 minutos, es preferible dejarlos encendidos).
  • Los detectores de presencia, que encienden o apagan las luces automáticamente al detectar la presencia de personas, son muy eficientes en zonas de paso y garaje.

 

Documentación: Tríptico Informativo en PDF

« AISLAMIENTO DE PUERTAS Y VENTANAS...


EnerAgen SaveAgen

AA | XHTML 1.0 | CSS 2.0


Suscripción boletín email


Suscripción SMS